viernes, 17 de julio de 2015

DIA 11

Un día más y nos hemos despertado todos menos Álvaro con su alarma… Unas tostadas con café y ale, a los campas. En Lavapies Maité y Mónica se desesperan cada vez más con sus niños, son muy majos y muy monos pero oye, no todos duran si quiera dos clases en ese campo de batalla y ellas lo hacen cuatro veces al día (siempre decir que lo hacen genial, incluso teniendo que dirigir a veinte niños que no suelen hacerte mucho caso, más bien ninguno). Las clases en general fueron como todos los días, es decir: niños correteando por fuera con intención inicial de ir al baño, un profesor/a intentando que su voz llegue al final de la clase para que se le pueda escuchar con tanto ruido, y una vez que todo se tranquiliza un profesor/a sin voz que hace lo que puede para dar una clase de… ¿Lengua? Aunque, poniéndonos serios la verdad es que las clases fueron bastante bien y la mayoría de niños atendieron a sus profesores. Lo único con lo que nos fue mal en el campamento es que los Dominicanos crean que bailan mejor que los españoles. Tras una mañana de campamentos y una buena comida nos dirigimos a la obra contando con la ayuda de unos cuantos dominicanos y ya desde el primer momento comenzamos con el cemento y vaya si pesa. Lo mejor del cemento es la motivación que llevas a la hora de dar la primera palada para que se mezcle bien, ya que después de levantar esa pala de cemento ves lo que pesa y esa motivación se va al garete, y más cuando piensas que tienes que estar unas horitas haciendo la mezcla. Mientras unos hacen la mezcla, otros empañetan las paredes de esa mezcla para que queden bien lisas. Una descripción, así más o menos de empañetar las paredes es coger bastante cemento con la llana por primera vez y verte decidido a plantar eso en la pared sin que se caiga para más tarde esparcirlo… la realidad es que todo ese cemento se pega por una milésima de segundo en la pared y luego se va para el suelo.
Lo malo de todo esto es si esa persona que aprende a hacer este trabajo está en el andamio encima de tu cabeza, ahí la arena ya no va directa al suelo. Una vez que están todas las paredes listas con su mezcla las dejas reposar algunos minutillos y les das con la esponja. TOOOOTAL, la pared que hicimos nos quedo debuti colega, bueno la parte de abajo, en la parte de arriba tuvimos un problema técnico y hubo una parte que se quedo sin empañetar, es decir que el cemento se quedó más seco que la mojama; pero oye lo de abajo nos quedo casi como las paredes que hicieron dentro de la iglesia unos trabajadores profesionales en este arte, excepto que las nuestras no tenían grietas, TOMAAA. Por otra parte, en el tejado comenzamos a poner bloques para construir la canalización de la Iglesia, y hemos decir que quedó bastante bien. Por último hoy por fin hicimos fiesta con los dominicanos aquí en el CESA y con algunos otros españoles. Cada uno trajo algo de comer o de beber y pedimos unas pizzas bien ricas. En lo que respecta al baile… a ver… sabrán moverse un poco pero ni punto de comparación con nosotros.
En la gran batalla de baile entre varios países sacamos a nuestra tropa y ellos sacaron a Marcos, dejémoslo ahí, hay cosas que es mejor no contar. Resumiendo, en lo que a campamentos respecta fue un día intenso y a la vez divertido y la obra fue muy interesante, pues aprendimos todo lo descrito. ¡¡¡¡¡¡EQUIIIPOOOO!!!!!! ¡¡¡¡¡¡ÑEEEEEEEEEEEEEEE!!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada