viernes, 17 de julio de 2015

DIA 12

Estamos a la mitad del viaje, el despertador de Novoa se ha perdido y él se encuentra mal, parece que tiene un ipod insertado en el chapa. Ya van unos cuantos días en los que nos despertamos todos menos él con su despertador, siendo él el que lo tiene en la oreja. Esperemos que mañana llegue el día en el que se despierte. El campamento ha estado lleno de alegría, podríamos decir que es un día que todos nosotros hemos disfrutado un montón con los niños con cosas graciosas como la que le han dicho a Ángel: “Plofe todos los españoles, americanos y chinos sois iguales”. Llevamos pensando en lo que le dijo un tiempo y realmente no hemos llegado a una conclusión precisa por la que apoyar el argumento del alumno, parece ser que esta suspenso en la vista. A ver supongo que lo habrá dicho porque… somos blancos la mayoría porque no se nos ocurre otra cosa. Mientras en Pueblo Nuevo ocurría eso, en Lavapies Javi y Ashley hicieron un concurso con las tablas de multiplicar en cuarto y oye la multiplicación la escriben bien y el resultado… en su mayoría.
Comimos unas empanadillas buenísimas preparadas por la Reina Itzi y el maestro Bo, nos sentaron genial para según comer y acabar el café, prepararnos e irnos a la obra con dominicanos y españoles. Nos encontramos con la pared del día anterior, y que risas oye, había que hacerla de nuevo debido a que nos dejamos sin hacer lo del día anterior aunque hemos de admitir que nos volvió a quedar genial y nuestras profesionales en la esponja Silvia y Maité las dejaron niqueladas. Peeeero se quedo sin hacer otra parte de pared porque el maestro dominicano de la obra nos dijo que no hiciésemos más mezcla, el ritmo de siempre… aunque hicimos trampa e hicimos algún saco de cemento de más. Tras empañar varias paredes también se llevo a cabo el conducto del desagüe que se empezó el día anterior y para ello tuvimos que subir mucha tierra al tejado y entre churras y merinas hicimos un calendario SexiSoli con la ayuda de nuestro fotógrafo Marcos (ventas agotadas). Después de un campamento apasionante y una obra dura y melosa nos fuimos a la sirena y de allí a casa para quitarnos el sudor y el cemento que llevábamos encima. Al la vuelta de nuetsro regreso de la sirenia Cris no sabia que pedirle al camarero y Maite se equivoco de ración, chpirones y unas cuantas alubias. Parecía que teníamos caspa en el pelo pero NOOO, eran piedras de cemento de tu querido compañero que se sitúo encima de ti. Cenamos un rico arroz con salami de leti y Gonzalo y organizamos un poco los preparativos de la gyncana del viernes. Y ale a dormir que ya son horas. Mañana si sobra que sobre!, ah no, mas!!! ¡¡¡¡¡¡EQUIPOOOOO!!!!!! ¡¡¡¡¡¡ÑÑÑÑÑÑEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada