lunes, 13 de julio de 2015

DIA 3

No sabemos ni como estamos escribiendo. El día no ha empezado tan redondo como esperábamos pero la cuestión es que hemos empezado, aunque tarde, pero hemos empezado. Entre el campamento de “Lavapies” que ha empezado una hora tarde y la falta de merienda en “Pueblo Nuevo”, poco a poco nos hemos ido adaptando al ritmo que nos espera durante este mes. Mientras en “Pueblo Nuevo” alucinábamos con el movimiento de caderas de los niños, en “Lavapies” se ha armado una manifestación que reclamaba agua. Después de nuestra primera toma de contacto con el campamento, nos hemos comido a una familia de pollos vivos, era el pollo “come-gamba”. Y tras una tormenta tropical de película hemos acabado pico y pala en la obra. Nos hemos dado cuenta de lo duro que es trabajar en la obra, pero ahora hasta somos capaces de llevar carretillas a rebosar de arena o tierra, volcando apenas solo un par de cada dos. Cada herramienta tiene su técnica y con la ayuda de la gente del lugar y de Borja, que es un experto, hemos ido viendo qué debíamos hacer, aunque todavía nos queda mucho por aprender. Cuando pensábamos que no podíamos más sacábamos un poco de fuerza extra, aunque no sabemos qué pasará en los próximos días. Al anochecer hemos vuelto a casa y durante la cena el cansancio sólo nos ha dejado estar en silencio 5 minutos, ya que alguna frase como “la enfermera me ha roto todo el paquete” ha desencadenado una carcajada colectiva. Bueno, y si sobra, mañana más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada